lunes, 10 de enero de 2011

Una filosofia de vida por Sayulita y San Pancho



Sayulita...

A  40 minutos al norte del aeropuerto de Puerto Vallarta se encuentra Sayulita, Nay.  Un pueblo típico mexicano con sus casas inconclusas, su plaza en el centro y rodeado de taquerías  desenfadadas de frescos mariscos.
En si Sayulita es desordenado pero la alegría de su gente te apodera. Sayulita, donde predomina el turismo extranjero se ha hecho famoso por la practica del surf. Existen campeonatos Internacionales que le ha dado a Sayulita importancia a nivel mundial.
Tuve la oportunidad de hospedarme en Haramara, un lugar fantástico; Cabe señalar que es apto para los amantes a la naturaleza ya que no tiene electricidad. Rodeado de selva, las pequeñas cabañas tienen todo lo necesario para tu comodidad;  iluminadas con quinqués lo hace un ambiente natural y romántico.
El fuerte de Haramara son sus retiros para el yoga, ya que esta acondicionado por dos grandes palapas donde la practica se hace espiritual.
La cocina es otra de sus maravillas. Es vegetariana pero la diversidad de sus sabores y platillos dirigidos por un extraordinario chef la hace deleitable.
El staff del hotel es de lo mas valioso y esta compuesto por personas de diferentes partes del mundo. Cuenta con un spa y me lleve una gran sorpresa al descubrir que el tipo de masaje que me hizo una japonesa nunca antes lo había experimentado.
Si necesitas de unos días en silencio , de estar en contacto con la naturaleza , de disfrutar de sus playas vírgenes y de comer saludable no hay duda que este lugar puede resultar una aventura difícil de olvidar.

San Pancho...

San Pancho es un pintoresco pueblo, que se encuentra a 20 minutos de Sayulita. Es un lugarcito donde a diferencia de Sayulita esta más en armonía, me refiero a la arquitectura de sus casas, sencillas pero muy dignas.
Es un lugar que no se ha dejado contaminar por nada y algo sorprendente es que se siente la cultura y el arte por sus alrededores.
El colectivo San Pancho tiene como objetivo apoyar  la creación artística y cultural a través de exposiciones, festivales y talleres artísticos.
Un  hotel que visité pero no tuve la oportunidad de hospedarme es el Hotel Cielo Rojo que cuenta con un Bistro orgánico a cargo del Chef Juan Diego. Utilizando ingredientes frescos y orgánicos y productos biodegradables, además cuentan con un tequila exquisito elaborado por ellos.
Tienen un pequeño espacio para la venta de joyería, ropa y regalos especiales. Son de tan buen gusto que imagino que su dueña originaria de California, sea la que haga esa labor.
Así es que, San Pancho un lugar donde el ritmo lento del pueblo hace sentir que no hay apuros ni prisas, solo hay que dejarse llevar por la tranquilidad que nos ofrece. 

Sofia the fashion traveller icon. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada